Mi regalo por el día de la madre debe ser que a estas horas de un domingo todos estén durmiendo en esta santa casa, hemos pasado una noche reguleras entre toses, mocos, creo que unas décimas de fiebre, un enfado arrastrado de ayer por la noche y un pañal de esos que rebosan y hacen que tengas que cambiar a un bebé de arriba a abajo en cero coma para evitar daños colaterales, dormir juntos y amontonaós es lo que tiene…te enteras de todo oye…

Normalmente remoloneo los fines de semana para que el padre juegue con ellos mientras me estiro un poco a solas en nuestra cama, 1,60 compartido noche sí noche también con quién quiera subir esa noche a compartir almohadas y sueños, pero hoy los miro y no puedo volver a dormirme…y aquí estoy dispuesta a felicitar a todas las madres.

En estos días en que las luchas en el mundo 2.o hacen que la maternidad sea más un método, un todo o nada, que hacer lo que nos sale de dentro, mi aplauso para todas nosotras…

Las que tenemos tres, once o un sólo hijo por elección, las que hemos llegado a la maternidad por el camino más directo y las que han tenido que visitar clínicas y orfanatos, las que damos teta y las que no, las que tenemos a todos nuestros hijos al alcance de nuestros besos y las que han tenido que despedirse demasiado temprano de alguno de ellos, las que hoy disfrutamos en una cama con otros pies más fríos incluso que los nuestros y las que están librando batallas en camas de hospital, las que salimos a trabajar fuera de casa todos los días y las que se quedan cerca de ellos todas las mañanas, las que merendamos con ellos por las tardes y las que están lejos y meriendan por skype, a las que nos faltan brazos para llevarlos a todos por la calle y en casa y nos hemos pasado al porteo y disfrutamos de ese contacto y las que acabáis de elegir silla para ese bebé que lleva unas semanas en vuestra barriga…

A todas, felicidades…y os dejo que oigo ruido en la habitación y estoy esperando ansiosa ese regalo que ha hecho el mayor en el cole y que ya me ha «quitaó» y devuelto no sé cuántas veces desde el viernes: «mamá si te empeñas en que me duche no te doy el regalo del día de la madre» «mamá si me dejas ver cinco minutos de la Patrulla Canina te lo doy» «mamá….» ya no sé si me toca o no, pero voy a ver si con unas cosquillas o algo me lo gano…