Como ya hemos hablado otras veces por aquí, en el mundo del porteo las posibilidades son casi infinitas y sin duda el sistema de porteo que más versatilidad ofrece es el fular  tejido, pero también es el que va asociado a las frases: «no me atrevo», «soy muy torpe» o «creo que me voy a liar con tanta tela» y no es para menos, los demás sistemas de porteo son mucho más intuitivos y no necesitamos inventir tanto tiempo en descubrir cómo colocarnos una mochila con un bebé dentro, otra cosa es el tiempo que tardemos en colocarnos esa mochila y estemos realmente cómodos, porque una mochila puede ir mal colocada o sus ajustes no ser los que más se adaptan a nuestro cuerpo y nuestro bebé, por ejemplo.

Así que una vez decidido que nos apetece portear en fular se abre ante nosotros un mundo de tallas, composiciones y nudos de los que hablaremos con más calma, pero hoy quería enumerar qué hace que los fulares tejidos tengan cada día más público entre las familias porteadoras:

  • ♦  Los fulares se amoldan a tu cuerpo y al de tu bebé como una segunda capa, el ajuste punto por punto y totalmente «personalizable» de los fulares no podrás obtenerlo casi con ningún otro sistema de porteo.
  • ♦  Los fulares permiten el porteo delante, a la cadera y a la espalda con un sólo portabebés.
  • ♦  Los fulares pueden dar más o menos soporte con un mismo nudo en función de las capas utilizadas.
  • ♦  Los fulares se adaptan a las condiciones meteorológicas mejor que los demás sistemas, dependiendo del nudo utilizado y de la composición del fular podremos ir más o menos frescos o abrigados, una vez más, con un sólo portabebés.
  • ♦  Los fulares se adaptan mejor a nuestra situaciones particulares, si queremos portear con fular tejido y tenemos alguna condición física que tengamos que tener en cuenta podremos buscar entre los nudos y sus terminaciones lo que nos aporte mayor confort.
  • ♦  Los fulares se pueden utilizar desde recién nacido hasta el final del porteo.

 

Hay actualmente tantas opciones de fulares que es casi imposible no encontrar un fular que encaje con nuestra economía, estilo y necesidades.

Como he dicho antes para empezar a portear con fular hace falta un aprendizaje que puedes obtener de la asistencia a talleres y charlas de porteo, asesorías individualizadas o todo el material que hay disponible en internet, gratis o de pago.

Hoy te dejamos por aquí un vídeo con 30 nudos diferentes, delante, a la cadera y a la espalda, cada uno con sus características, algunos nos gustan más y otros menos, algunos nos son más útiles en nuestro día a día y otros menos, pero en la variedad está el gusto ¿no? Dentro vídeo: