Ya llevo un tiempo hablando de porteo por aquí pero no os había hablado hasta ahora de los diferentes materiales con los que se puede tejer un fular.

Si acabas de decidirte por empezar a portear con fular, es probable que te haya llamado la atención la variedad en la oferta actual, no sólo de marcas, tallas, precios sino también de composiciones y materiales. Elegir un portabebés que nos guste, con el que nos sea placentero portear, que nos resulte cómodo pasa a veces por encontrar el material que más se adapte a nosotros.

Una gran mayoría de fulares incluyen al algodón en su composición, en porcentajes variables o de forma exclusiva y es el tejido más recomendado habitualmente para iniciarse en el mundo del porteo: ideal desde recién nacido y en función de su trama, grosor del hilo, válido incluso para niños grandes, si decimos que el algodón no engaña es porque los fulares de algodón suelen ser bastante manejables desde su primer lavado, y nos dan desde el principio una idea bastante cercana a cómo será anudar con ellos y su soporte; pese a todo, según las marcas, tramas y, el tipo de hilo, algunos fulares, incluso de algodón orgánico 100% requerirán del paso del tiempo y el trote que le da el uso para volverse suaves y adaptables.

Otros materiales, sin embargo, necesitarán volverse suaves con el uso, para poder ajustarlos y anudar cómodamente. Requieren algo de paciencia, pero «domar» un fular, como se conoce a este proceso en este mundillo, es un camino bonito en el que vas descubriendo poco a poco las cualidades de tu fular: puedes sacar de la caja un fular tieso como un palo, y acabar teniendo una nubecita, muy mullida en hombros, incluso a veces crecen por el proceso de extensión de las fibras, convirtiéndose en auténticas joyas.

Hasta ahora el algodón convivía con el lino, el bambú, el cáñamo, la lana y la seda principalmente, pero cada vez más se van añadiendo otras fibras vegetales como el kapok o el tencel, pero también fibras sintéticas, como el repreve, o incluso algas y fibras metálicas, aunque estas últimas casi siempre en porcentajes muy pequeños para aportar vistosidad y brillo a los fulares.

Así que para que tengáis de un vistazo las principales características de los tejidos más utilizados, aquí tenéis una infografía, y no dejéis de visitar los diferentes fulares tejidos de nuestra tienda online.