lactancia niños mayores

Tu leche ya no alimenta ¿no? y otros mitos de la lactancia

En las últimas semanas he recibido más comentarios sobre la lactancia que en todos estos años de maternidad, la pequeña rebasa ampliamente los dos años y empieza a ser habitual que la gente de mi entorno me pregunte hasta cuándo pienso darle el pecho, si sigo teniendo leche, si la leche alimenta porque total ya comen de todo, teniendo en cuenta el nivel de borderío al que tienen que hacer frente algunas madres, puedo decir que he tenido suerte, la gente que me lo ha preguntado hasta ahora lo ha hecho desde el respeto y también desde la curiosidad bien porque no fue su caso, porque no tienen bebés cerca o porque simplemente les extraña porque no conocen otros bebés  (no sé a quién quiero engañar, con 30 meses ya no tengo bebé) niños que sigan mamando más allá de unos pocos meses: entramos en lo que se ha dado en llamar «lactancia prolongada».

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría son claras, recomiendan «la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen”.

La lactancia materna es un baile de dos, a veces el baile es frenético y a veces el baile es pausado, a veces a uno le apetece bailar y el otro está cansado, a veces hace falta música para que funcione y otras veces no hace falta nada, mirarse a los ojos y dejarse llevar. Pero la lactancia no es fácil, no es fácil para muchas mujeres que sufren por diferentes complicaciones (grietas, mastitis, frenillo, hipogalactia) pero sobre todo no es fácil porque no se conoce, ya lo dije una vez, la lactancia no nos la enseñan, siendo el proceso biológico y fisiológico que ha alimentado a nuestra raza durante miles de años, en el colegio nunca jamás se habla de ella, hemos ido a granjas y hemos visto cómo se ordeñan las vacas o hasta lo hemos hecho ¿pero cuántos hemos visto dar el pecho?.

lactancia materna prolongada

La lactancia materna es un proceso natural, propio de la mujer y quizás por eso mismo, se ha «ocultado»: la leche materna es específica para cada uno de nuestros hijos,  varía su composición a lo largo del día, a lo largo de cada toma y en el tiempo, se modifica cuando madre o bebé están enfermos sin que tengamos que intervenir, nuestro cuerpo sabe fabricar leche sin que hagamos nada, sin que le demos órdenes explícitas, simplemente sabe que viene un bebé en camino y se pone a ello, nuestro cuerpo de forma voluntaria no le pone un límite ni un horario, del mismo modo que nuestro cuerpo elige sus nutrientes de la alimentación, respira profundamente cuando le hace falta y nos manda señales de sed si es necesario, nuestro cuerpo sabe qué leche producir y en qué cantidad y qué mecanismos tiene que poner en marcha para que el bebé inicie la lactancia: oscurecimiento de la areola mamaria, olor y grasa secretada por las glándulas de Montgomery que funcionan como punto de referencia para el bebé pues su olor es similar al del líquido amniótico, transición de calostro a leche madura, reflejo de eyección y mil curiosidades más que hacen de la lactancia un mundo interesantísimo.

Parece que hay que justificar la lactancia una y otra vez con cifras, recomendaciones y «evidencia científica» como en la primera imagen de este post; y es que a fuerza de preguntar a las madres si la leche seguía alimentando alguien decidió medir las kcal/litro de la leche materna de madres que daban el pecho pasado un año y compararlo con la leche entera de vaca y ya está, un dato más para comentar con la próxima persona que nos lo pregunte.

Lo malo de las preguntas o del cuestionamiento es que no sólo se da en nuestro entorno (suegras, cuñados, primos y vecinas del barrio -todo sea dicho, no es mi caso) sino también entre profesionales y semana tras semana leo : «mi pediatra me ha dicho que mi leche no alimenta», «tengo que introducir los cereales por la noche con 4 meses porque no le llega», «noto los pechos blandos, se me ha ido la leche, me lo ha dicho la enfermera», «tengo que destetar porque me han recetado ibuprofeno»y esto ya, me pone de mal humor; es increíble lo desactualizadas que están algunas personas del ámbito sanitario que tiran al traste un montón de lactancias por no saber reconocer una crisis de crecimiento, un frenillo o un mal agarre, por no querer derivar a una asesora de lactancia, una IBCLC o un grupo de apoyo a la lactancia que hoy por hoy están establecidos en casi todas las ciudades, por no consultar la web de e-lactancia para ver si ese medicamento es o no compatible con la lactancia y de no serlo, cuáles son las alternativas posibles.

lactancia materna prolongada

¿Y hasta cuándo? Pues como en los mejores bailes…hasta que el cuerpo aguante.