porteo verano

Se acerca, dicen, el verano aunque por estas latitudes aún no se ha dejado apenas ver y mientras escribo estas líneas la temperatura no supera los 15º, pero oye es 6 de junio y vamos a hacer un acto de fe y confiar en que el sol va a llegar para quedarse, sino en toda España en buena parte al menos, y con el calor surgen las dudas sobre cómo portear en verano.

Os diría que lo principal es el sentido común y después adaptarse, pero os he preparado esta infografía para que quede todo claro de un vistazo:

 

Puede parecer una perogrullada, pero no está de más recordar que si el frío es malo para los pequeños, el exceso de calor también lo es, y el porteo seguro pasa por tener en cuenta las necesidades del bebé y la de la persona que portea y adaptarnos.

1. Protege a tu bebé del sol

Esto no es solo necesario al portear, sino siempre, pero a veces creemos que el fular o la mochila ya lo cubren suficiente y nos olvidamos de zonas sensibles como las piernas, los brazos, la nuca o las orejitas del bebé. Los peques menores de 6 meses no deberían estar expuestos al sol de manera directa, así que haz de la sombra tu aliada y haz que el paseo o la visita a la playa sea placentera para ambos. Existe hoy en día ropa de playa con protector solar, y gorros frescos que os ayudarán a lidiar con el calor, además recuerda utilizar crema solar adaptada a las necesidades de tu peque.

2. Ropas frescas

Esto una vez más parece de cajón, pero en verano solemos ir tan ligeros de ropa que porteamos a veces «piel con piel» y la sensación es incómoda. Si ponemos entre nuestros cuerpos capas finas de tela transpirable será menos probable que acabemos empapados en sudor, si hay zonas de nuestro cuerpo que quedan en contacto podemos poner entre el bebé y nosotros un tejido fino, como una muselina que nos puede ayudar también sobre todo cuando se quedan dormidos y apoyan su cabeza contra nuestro cuerpo.

3. Evitar las horas de más calor

Esto no será posible siempre, pero no es lo mismo ir hacer un recado pequeño a mediodía, que estar de vacaciones y hacer turismo en las horas centrales del día y esperar ir frescos como si nada. El cuerpo a cuerpo da calor, el contacto da calor…y el calor da calor. No todos los climas son iguales, ni los días soleados se reparten por el calendario con la misma suerte en todos los rincones, pero no está de más tener cuidado y vigilar siempre que nuestro peque respire con normalidad, tenga las vías aéreas despejadas y manifieste un ánimo normal.

Las sillas de paseo también dan calor, las sillas del coche también dan calor, llevar en brazos a un peque también da calor así que el porteo no va a evitar el calor pero sí podemos intentar que sea lo más confortable posible.

4. Prueba, adapta o cambia

Me ha quedado la frase un poco de libro de autoayuda, pero lo mismo que es probable que unas botas no nos sirvan para todos los meses del año, puede ser que nuestra forma de portear o nuestro portabebé tampoco.

Puede ser el momento de probar el porteo a la espalda,  cambiar el porteo delante por el porteo a la cadera, ayudándote de portabebés ligeros, bandoleras o adaptando los nudos de fular a nudos de una sola capa o a la cadera. Incluso las bandoleras de agua son una opción a tener en cuenta si vamos a pasar mucho rato en la playa o en la piscina con nuestro peque. Las mochilas pueden ser más calurosas que el resto de los portabebés debido a sus acolchados pero tenemos también el onbuhimo que permite una sensación similar a la mochila (algo más cargada de hombros) pero nos deja la zona lumbar y abdominal libre, además no todas las mochilas son iguales y  sus acolchados, telas y colores harán que unas sean más frescas que otras.

Dicho todo esto, sólo nos queda esperar que este verano que parece que no llega podamos poner todo esto en práctica y probar portabebés nuevos o nuevos anudados, atrevernos con el porteo a la espalda y sobre todo disfrutar, mucho, del tiempo juntos, de los días largos y los rayos de sol, del contacto y las primeras veces en la playa o en la piscina o en la montaña, de descubrir el mundo juntos, criando desde cerca.