No han sido las noches sin dormir

ni las infinitas horas de teta

ni las vacunas

la fiebre

el llanto

los puntos…

No han sido los loquios

ni la imagen en el espejo

el baile de hormonas

los pechos a reventar

duchas de dos minutos

cada dos días…

No ha sido echar números

contar lavadoras

la comida fría

el polvo acumulado

los juguetes invasores

el tiempo que corre deprisa…

No ha sido el corre corre mañanero

las rabietas en público

en privado

los juicios

los «yo nunca»…

Lo más difícil es que he llevado dentro tres corazones

y con el mío cuatro

y si uno se alegra…

y si uno llora…

y si uno ama…

y si uno sufre…

y si uno teme…

y si uno no puede…yo estoy siempre