qué no te contaron de la maternidad

Ayer tuve un día mierder en mi otro trabajo, un día de esos como en los boleros: que hacen daño, que dan pena y que acabas por llorar; durante horas tuve una desazón encima que no era capaz de sacudirme y llegué a casa arrastrando lágrimas y con ganas de desaparecer un ratito; pero la maternidad […]